El pacto

No hay caminos rectos cuando la desesperación es el copiloto. La historia se vuelve terror y la fantasía la realidad implantada.

Los infiernos se vuelven la salida de la intoxicación de tus labios. Camino obligado del penitente.

No quedan canciones sin pensar en ti. Los golpes en el pecho es el milagro de la resurrección. Todo bajo control.

Te tuve aquí, y sobrevivo el temblor del amor. Se escondió la superstición para pactar la sobrevivencia de lo que callaste para siempre.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s