Estas?

Abro mis ojos y siento un manto de rocas en mi espalda. Siento cada punzante centímetro lacerando mi carne, haciendo sentirme un animal herido, rabioso, sólo.

Extiendo mi mano temblorosa buscando un contacto, una simple ancla a un mundo que no entiendo y que me consume. Nada responde, nada encuentro, y la soledad no se esconde.

Me incorporo dolorido, mirando perdido caras conocidas pero ausentes. Gritos escondidos en sus bolsillos rotos. Sé que se acerca el momento y un manto de estrellas no resuelto desnuda un dado falseado.

Quiero llorar y nada responde. Vuelvo a tumbarme, dejo que la agonía me envuelva a mi lugar oscuro. No hay ciclos, ni eterno retorno.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s