El deseo eterno de Seguridad

El ciudadano moderno presa del miedo constante creado y alumbrado únicamente por el farol de la incertidumbre dirigida, se desprende fácilmente de su condición adquirida y se suscribe voluntariamente a una condición neoesclava.